Patrimonio histórico

 

 

 



 

marcadorCastro de Penalba y Pedra da Serpe

 

qr penalba

42, 452930 / -8,552704

 

pedra da Serpe, no castro de Penalba


Considerado cómo uno de los castros más antiguos de Galicia (VIII - VII a C., el Castro de Penalba está situado en alto del monte en una colina granítica de 423 metros de altitud.

Consta de dos terrazas. La inferior esta circundada por una muralla de piedra que tenía como funcionalidad, además de la defensiva, la de contener la tierra para permitir el asentamiento. En la superior encontramos la ermita , donde se celebra la tradicional Romeria del Santo Antoniño de Penalba, y la conocida Piedra de la Serpiente.


La Piedra de la Serpe (Piedra de la Serpiente) se sitúa en la cumbre del castro de Penalba, sobre una gran losa granítica, desde donde se puede ver una gran panorámica de las tierras del río Lérez. La roca está orientada hacia el oriente y se inclina unos 80º. En ella se representa una forma de serpiente de gran tamaño, aproximadamente de 2 metros, aunque hay expertos que postulan que se muestran dos serpientes en el momento del apareamento.

La serpiente es un motivo muy representado en el arte gallego, y esta es una de sus representaciones más antiguas. El Grupo Galaico de Arte Rupestre está fechado entre el tránsito III-II milenio d. C., pero este grabado se realizaría en los primeros momentos de la cultura de castros, alrededor de los siglos VIII-VII la. d C., como parte integrante de todo el castro.

En la tradición las serpientes eran seres mágicos y la leyenda que esta asociada a esta piedra es una manifestación mediante la cual la sociedad tradicional mostraba su ideología en clave simbólica: "Los matrimonios sin hijos que quieran tener descendencia deben de ir la noche de San Juan a copular sobre la piedra llevando, como ofrenda, una taza de leche para que beban las cobras", dice la leyenda

 

 

 

 

 

marcadorRotea de Mendo
Qr rotea de Mendo

42, 338714 / -8,558576


Rotea de Mendo

 

Situada en el monte Agüeiros , al pie del Castro de Penalba, la Rotea de Mendo presenta distintos grabados rupestres, parte de ellos difíciles de reconocer la causa de la erosión.


Para poder contemplarlos bien hay que colocarse en la parte baja de la roca donde enseguida nos llama la atención a figura de un un gran ciervo macho bramando, que constituye una de las mejores representaciones de este animal en los petroglifos gallegos.


Justo de frente se observa un gran ciervo macho bramando, que es, junto a las combinaciones de círculos concéntricos, el motivo que mejor se aprecia. Constituye uno de los mejores y conocidos ejemplares de representación de este animal en el acto de llamar a la hembra, que se cree que podría estar representada en la parte derecha de la roca.

Está dotado de grandes cuernos y trazado mediante una única línea. El ciervo aparece en celo, bramando con la cabeza erguida en dirección la otra figura, de realización menos cuidada. Además se ven combinaciones de círculos concéntricos, otros cérvidos y un elevado número de rasgos, algunos de los cuales podrían corresponder la formas antropomorfas. También hay figuras realizadas en épocas más recientes que parecen representar dos bailarinas y que para algunos investigadores no pertenecerían al Grupo Galaico de Arte Rupestre. El resto de las figuras se pertenecerían, con una cronología en torno a la transición del III-II milenio la. de Cristo.

 

 

 

 

marcadorChan da Lagoa

 

Chan la Lagoa

 

Chan da Lagoa

 

 

 

Situada al lado del lugar de Parada, en la parroquia de San Isidro de Montes, Chan dá Lagoa ofrece numerosos grabados en sus dos estaciones rupestres, la de Chan dá Lagoa e a de Outeiro de Chan dá Lagoa.

La estación de Chan dá Lagoa está formada por dos rocas. La más próxima al camino se divide en tres zonas: una que tiene combinaciones circulares; una que sólo tiene cervos; y otra que une las dos anteriores. La que posee combinaciones circulares tiene figuras pseudolaberínticas, ciervos y una escena de equitación. La otra roca de esta estación es una gran masa granítica de forma rectangular con estrías naturales dispuestas paralelamente: en ella se representan ciervos, combinaciones circulares, un diseño labiríntico y unas figuras denominadas ídolos-cilindro.

 

 

Chan da Lagoa

 

 

Outeiro de Chan dá Lagoa está moi próxima á de Chan da Lagoa, e para acceder á estación de hai que tomar un sendeiro que se atopa de fronte. É o mellor xeito de acceder a ela, xa que no medio existe un outeiro.

Nesta rocha hai representados un cervo e tres motivos de combinacións circulares. A cronoloxía suponse da transición do III-II milenio a. de C. Recoméndase velos con luz solar rasante, que é cando mellor percíbense, sobre todo aqueles menos claros.

 

 

 

 

marcadorIglesia de Santa Mariña das Fragas
QR Santa MArina de As Fragas

Santa Marña de As Fragas

 

 

 

Emplazada en un alto que ofrece una hermosa vista sobre el valle, Santa Marina das Fragas es una iglesia realmente hermosa. Rodeada de robles, la iglesia conserva una fachada románica del siglo XII, enmarcada por dos columnas adosadas.

Lo más interesante de ella es el tímpano, en el que aparecen tres personajes: un obispo en actitud de bendecir y la dos curas. El de la izquierda lleva un libro, y el de la derecha porta una cruz.

Resulta también muy interesante la decoración de los capiteles que flanquean la puerta con temas historiados , con curiosas escenas de lucha, aunque se encuentran muy desgastadas. El resto de la iglesia es posterior ya que ha sido enteramente reformada.

 

 

 

 

marcadorIglesia de San Miguel do Campo

QR San Miguel do Campo

42,537145 / -8, 542775

 

San Miguel do Campo

 

Iglesia de origen románico del s. XII, reformada en el siglo XVII, con criterios renacentistas. De la época románica conserva un ábside semicircular con un hermoso vano y una trabrajada cornisa.

La portada, es de estilo renacentista, ya que reformo la la nave y esta y la cabecera son del año 1639, según figura en una inscripción situada en la fachada. Está decorado en su exterior por curiosos canalones y en su interior por capiteles tallados con motivos vegetales y figuras humanas.

En él interior posee un arco triunfal y un arco fajón con tendencia ojival, ambos decorados y sostenidos por capiteles.

 

 

 

Fuente: (Terras De Pontevedra)

 

 

subir